LA GENTE FELIZ, NO SUELE CONSUMIR


Propone vivir mejor con menos. Profesor emérito de Economía en la Universidad París-Sud, es una de las voces mundiales del llamado movimiento por el decrecimiento.



Nacido en Vannes (Francia) hace 70 años, ante un público que le escuchaba sentado hasta en los pasillos de acceso al salón de actos del Colegio Mayor Larraona de Pamplona, subrayaba ayer noche que el actual ritmo de crecimiento económico mundial es tan insostenible como el deterioro y la falta de recursos en el planeta.

Invitado por el colectivo Dale Vuelta-Bira Beste Aldera, y bajo el título de su conferencia El decrecimiento, ¿una alternativa al capitalismo? , reclamó que la sociedad establezca una autolimitación de su consumo y de la explotación medioambiental. Desde su punto de vista no se trata de plantear una involución sino acoplar la velocidad de gasto de los recursos naturales con su regeneración.
Especialista en relaciones económicas Norte / Sur, premio europeo Amalfi de sociología y ciencias sociales, su movimiento decrecentista, nacido en los años 70 y extendido en Francia, defiende la sobriedad en la vida y la preservación de los recursos naturales antes de su agotamiento. A su juicio, si el decrecimiento no es controlado "el decrecimiento que ya estamos experimentando" será consecuencia del hundimiento de una forma de capitalismo insostenible, y además será desmesurado y traumático.
Una bomba semántica. Afirma Serge Latouche que el término decrecimiento es un eslogan, "una bomba semántica provocada para contrarrestar la intoxicación del llamado desarrollo sostenible", una forma de pensamiento, la sostenibilidad, extendida por el economicismo liberal de los años ochenta, y que propicia pagar por todo, "por ejemplo, en el caso del trigo, obliga a pagar por los excedentes, por su almacenamiento y también hay que pagar por destruir los sobrantes". "Deberíamos hablar de A-crecimiento", dijo como una invitación hacia la reflexión sobre nuestro estilo de vida, incluso sobre la exhibición de los superfluo y el enriquecimiento desmesurado.
Desde su punto de vista "vivimos fagotizados por la economía de la acumulación que conlleva a la frustración y a querer lo que no tenemos y ni necesitamos", lo cual, afirma, conduce a estados de infelicidad. "Hemos detectado un aumento de suicidios en Francia en niños", agregó, para aludir más adelante a la concesión por parte de los bancos de créditos al consumo a personas sin sueldo y patrimonio como sucedió en Estados Unidos en el inicio de la crisis económica mundial. Para el profesor Latouche, "la gente feliz no suele consumir".
Sus números como economista aseguran que le dan la razón: cada año hay más habitantes en el planeta a la vez que disminuyen los recursos, sin olvidar que consumir significa producir residuos y que el impacto ambiental de un español equivale a 2,2 hectáreas, y que cada año se consumen 15 millones de hectáreas de bosque "esenciales para la vida". "Y si vivimos a este ritmo es porque África lo permite", subrayó. Para el profesor Latouche, cual cualquier tipo de escasez, alimentaria o de petróleo, conducirá a la pobreza de la mayoría y al mayor enriquecimiento de las minorías representadas en la grandes compañías petroleras o agroalimentarias.
Trabajar menos y producir de forma inteligente. Tachado por sus detractores de ingenuo, postuló trabajar menos y repartir el empleo, pero trabajar menos para vivir y cultivar más la vida, insistió. Desde un proyecto que calificó como "ecosocialista", además de consumir menos, la sociedad debería consumir mejor, para lo cual propuso producir cerca de donde se vive y de forma ecológica para evitar que por cualquier puesto fronterizo entre España y Francia circulen hasta 4.000 camiones a la semana "con tomates de Andalucía cruzándose con tomates holandeses". Finalizó con una alabanza al estoicismo representado en España por Séneca: "No se obtiene la felicidad si no podemos limitar nuestros deseos y necesidades".

http://www.diariodenavarra.es



http://eco-ideasreciclaje.blogspot.com.ar/



Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.



Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

22 comentarios:

  1. será fagocitados en vez de fagotizados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El señor quiso decir que vivimos dentro de un fagot.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. En todo caso ÉL vive dentro de un fagot.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un crecimiento inconsciente y sin alma es lo que se vive en los Países como Chile y otros se ha destruido y casi exterminado la naturaleza nativa la flora y fauna .La naturaleza se ha remplazo por plantaciones exótica dañinas como el pino y eucaliptos y los agroquímicos para optimizar el rendimiento agrícola es otra causa de la inconsciencia del hombre o de la humanidad. El hombre comercial no ve la felicidad sin dinero y acumular bienes El limitar los deseos y necesidades se ve como algo muy lejano e imposibles tal vez.

      Eliminar
    2. Satisfacer las necesidades materiales, asegurar la educación universal, crear las instituciones democráticas y los códigos de leyes en todos los niveles de nuestra sociedad mundial en aras del progreso económico y de la justicia social; todos estos son elementos esenciales de un modelo de desarrollo universal digno del siglo XXI. Pero no son suficientes.
      Hasta que las necesidades tanto materiales como espirituales y las aspiraciones de las personas no reciban su debido reconocimiento, los esfuerzos por el desarrollo continuar viéndose frustrados en su mayor parte. La felicidad, la seguridad y bienestar, la cohesión social y la justicia económica no son meros subproductos de los logros materiales. Antes bien, estos surgen de la interacción entre la satisfacción de las necesidades materiales y sociales y la realización espiritual de la persona.
      Al vincular el progreso material a las aspiraciones espirituales fundamentales, y al apelar a los valores universales que permiten a las personas trascender sus intereses más inmediatos, los pueblos de la tierra se verán facultados para traducir los ideales y principios ms elevados en actividades constructivas y constantes para su propio bienestar y el de sus comunidades.
      As pues, un modelo que aspire a procurar la prosperidad universal debe tener en cuenta la naturaleza espiritual y material de la persona y de la sociedad, y al mismo tiempo atender a la interdependencia creciente de los pueblos y naciones del planeta. Los Escritos Bahías prevén el surgimiento de un nuevo modelo de desarrollo en que las regiones del mundo se "unan para compartir aquello de lo que las demás carezcan. Esta unión -se nos asegura- traer consigo la verdadera civilización, aquella en que lo espiritual se expresa y realiza en lo material".
      https://www.bic.org/statements/hacia-un-modelo-de-desarrollo-para-el-siglo-xxi#UZ6O5WceiWmmO1cV.97

      Eliminar
    3. Una cosa es clara, consumir más, no genera necesariamente mayor felicidad y sí provoca muchos perjuicios a largo plazo. Si tuviéramos el coraje de hacer lo que él propone, "calidad de vida" "desarrollo sostenible" y términos similares no serían objetivos a alcanzar, sino realidades a compartir. Pero esta sociedad de consumo no se sustenta en la producción, sino en el miedo a ser diferente.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La felicidad se mide con distintos parámetros en cada pueblo y en cada raza, tal vez un ejemplo sea el pueblo Mapuche donde la felicidad es no maltratar la tierra el tener una naturaleza frondosa y exuberantes, agua que bajan de los cerros y brotan naturalmente de las tierras, el observar y admirar las aves el escuchar el sonido de las profundidad de la tierra ;el observar el cielo el alimentarse de las sabia de los árboles ,el caminar , respirar y el sentir el silencio, oler la naturaleza ver las especies todas felices y disfruten la vida en armonía ,admirar la belleza la inmensidad, quererla y respetarla y preservar su continuidad .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demaciado bonito para ser sierto. Para eso tendriamos que retroseder muchos años y no tener el gen de la abaricia.

      Eliminar
    2. Demaciado bonito para ser sierto. Para eso tendriamos que retroseder muchos años y no tener el gen de la abaricia.

      Eliminar
  5. El articulo esta bien aunque muy muy simplification.La gente pobre esta obligada trabajar para pagar! Hasta que uno tiene que pagar por el techo para que otro no trabaja y vice asi en lucro la Vida sera una esclavitud.Todos Los systemas manipulan y esclavisan.El quien se apodero de la Tierra es o son los criminales y enemigos de la naturaleza y de la verdad inteligencia.

    ResponderEliminar
  6. ¿Fagotizar es obligar a alguien a tocar el fagot? Esa palabra no existe, deduzco que quiso decir: FAGOCITAR

    ResponderEliminar
  7. La humanidad necesita un desarrollo y crecimiento CULTURAL.

    ResponderEliminar
  8. De hecho si tiene sentido como fagocitar (Absorber o neutralizar [una cosa] a otra).

    ResponderEliminar
  9. Apoyo totalmente y agrego las tres erres de permacultura: reducir, reciclar y reusar

    ResponderEliminar
  10. Desde hace mucho tiempo el hombre ha sobrepasado los límites de su sobrevivencia en el planeta, asi es que todo esfuerzo para revertir esta situación es importante.

    ResponderEliminar
  11. Estamos viviendo tiempos de una soledad y un vacío que el consumismo no ha podido llenar, aquel libro de "Las formas ocultas de la publicidad" refleja las más ondas y tenebrosas formas que gurda el consumismo. Pero algunos creemos que no veremos con buenos ojos "Cuando el destino nos alcance", éstos son algunos referentes que me vienen a la mente al ver el mundo en que vivimos.

    ResponderEliminar
  12. El ser humano se ha hecho individualista, ya no hay un cuidado mutuo, todo se busca para si mismo es un voracidad que lo está rebajando y rebasando.
    El vivir en el planeta y con la naturaleza involucra un cuidado mutuo y sólo se le arrebata a la tierra sin importar como quede...el consumismo es una tristeza que lamentaremos algún día.

    ResponderEliminar
  13. Satisfacer las necesidades materiales, asegurar la educación universal, crear las instituciones democráticas y los códigos de leyes en todos los niveles de nuestra sociedad mundial en aras del progreso económico y de la justicia social; todos estos son elementos esenciales de un modelo de desarrollo universal digno del siglo XXI. Pero no son suficientes.
    Hasta que las necesidades tanto materiales como espirituales y las aspiraciones de las personas no reciban su debido reconocimiento, los esfuerzos por el desarrollo continuar viéndose frustrados en su mayor parte. La felicidad, la seguridad y bienestar, la cohesión social y la justicia económica no son meros subproductos de los logros materiales. Antes bien, estos surgen de la interacción entre la satisfacción de las necesidades materiales y sociales y la realización espiritual de la persona.
    Al vincular el progreso material a las aspiraciones espirituales fundamentales, y al apelar a los valores universales que permiten a las personas trascender sus intereses más inmediatos, los pueblos de la tierra se verán facultados para traducir los ideales y principios ms elevados en actividades constructivas y constantes para su propio bienestar y el de sus comunidades.
    As pues, un modelo que aspire a procurar la prosperidad universal debe tener en cuenta la naturaleza espiritual y material de la persona y de la sociedad, y al mismo tiempo atender a la interdependencia creciente de los pueblos y naciones del planeta. Los Escritos Bahías prevén el surgimiento de un nuevo modelo de desarrollo en que las regiones del mundo se "unan para compartir aquello de lo que las demás carezcan. Esta unión -se nos asegura- traer consigo la verdadera civilización, aquella en que lo espiritual se expresa y realiza en lo material".
    https://www.bic.org/statements/hacia-un-modelo-de-desarrollo-para-el-siglo-xxi#UZ6O5WceiWmmO1cV.97

    ResponderEliminar
  14. El profesor Latouche propone un cambio de estilo de vida hacia un modelo austero y responsable con el medio ambiente. Es una consecuencia lógica de la escasez de recursos que se viene dando por la sobre explotación del planeta. Sin embargo, yo creo que la especie humana, como toda especie viva, seguirá creciendo hasta donde su ambiente se lo permita. Ya la población humana se acerca a los 10,000 millones y seguirá creciendo, ¿cuál será el límite? Quizás colonizar otros planetas sea nuestro destino.

    ResponderEliminar